Mendigorritxu, 138. Pabellón 3 · 01015 Vitoria-Gasteiz

Bioconstrucción

Bioconstrución modular

Disponemos del sistema de edificación con el menor impacto ambiental tanto en su construcción como en su posterior funcionamiento como vivienda.

Reciben el nombre de bioconstrucción, o de construcción ecológica o edificación sostenible, los sistemas de edificación o establecimiento de viviendas, refugios u otras construcciones, realizados con materiales de bajo impacto ambiental o ecológico, reciclados, reciclables o extraíbles mediante procesos sencillos y de bajo costo como, por ejemplo, materiales de origen vegetal y biocompatibles.

La construcción ecológica se apoya en materiales amigables para el medioambiente y en la gestión eficiente de la energía, tanto en su fabricación como en el uso de la casa por sus habitantes. Además de un aprovechamiento máximo del espacio para usar el menor suelo posible, la estética para asegurar la mejor y más armoniosa integración de la casa en el medio, dotarla de la orientación más adecuada en el terreno o la integración de sistemas y equipos para el ahorro y para confort integral.

Principios de la bioconstrucción modular

Los principios de la bioconstrucción se basa en la responsabilidad: para con el futuro de nuestras hijas e hijos. El planeta es nuestra casa, y es nuestra responsabilidad para con con las generaciones futuras cuidarlo y preservarlo, a él y a los seres que lo habitan. Toda actividad humana -de un ser vivo- repercute en los demás y provoca reacciones en el medio. Tangibles o no, a más corto o más largo plazo de tiempo, a mayor o menor distancia, las actividades humanas inciden en el resto de los seres vivos y del planeta.

Edificar causa un gran impacto en el medio ambiente y es por ello que la bioconstrucción modular nace para minimizar el impacto ambiental y ayudat a un desarrollo sostenible que no agote los recursos. Trata, de este modo, de conseguir un hábitat saludable por lo que debe entenderse como la forma de construir respetuosa con todos los seres vivos. La bioconstrucción estudia para ello diferentes aspectos como la gestión del suelo, la del agua, la del aire o la de la energía.  

La bioconstrucción modular es el futuro porque une racionalidad y responsabilidad. Apuesta por el equilibrio y aprovecha las condiciones naturales mientras aplica el conocimiento científico y los avances tecnológicos en términos de ahorro energético, reciclaje y disminución de residuos, optimiza el rendimiento de sistemas constructivos convencionales, e incluye el aspecto, tanto exterior como interior, entre los factores determinantes de la habitabilidad de nuestro hogar ofreciendo el confort deseado.

Ventajas de la bioconstrucción modular

  • Hogares sanos: La bioconstrucción es un sistema de edificación mucho más sano tanto para las personas que las construyen como para sus habitantes, ya que los materiales de construcción utilizados no son tóxicos.
  • Ahorra energía: Las casas realizadas con módiulos Ecopaja están diseñadas con los más modernos sistemas de gestión energética. Generan menos gastos porque los sistemas de aislamientos son excelentes y se pueden instalar además medios de energías renovables como placas de energía solar.
  • Ahorro en agua: EcoPaja instala dispositivos que reducen el gasto de agua o aprovechan la de la lluvia para usos como el váter, ducha, lavadora, riego de jardín o plantas, etc.
  • Ahorro económico: Las dos ventajas de la bioconstrucción mencionadas derivan en un tercer beneficio que es el ahorro económico, sobre todo en el aspecto energético, con un gran ahorro en las facturas eléctricas, y el escaso mantenimiento que precisan las casas ecológicas, además de que la bioconstrucción en general es más barata que la convencional.
  • Material reciclable: Se usan materiales reciclables manteniendo disminuyendo la explotación de la naturaleza por la obtención de materias primas, y generando menos residuos.
  • Calidad de aire interior: Mediante revocos con morteros de arcilla se aporta inercia térmica a los muros además de infinidad de cualidades beneficiosas para la salud convirtiendolos en reguladores natural de la humedad interior. Reducen también la radiación electromagnética, limpian el aire, neutralizan los malos olores mejorando así la calidad del aire interior del hogar.